PALO SANTO

PALO SANTO

Palo Santo es un incienso 100% natural usado tradicionalmente desde hace siglos por los incas e indígenas de territorios de los Andes como elemento para rituales y remedios espirituales. Su místico aroma purifica y limpia el ambiente.


2 productos
   

¿Qué es Palo Santo?

El Palo Santo es una madera aromática procedente del árbol Bursera graveolens que tiene muchas propiedades. El aroma de esta madera especial es dulce e intenso, con toques cítricos. Para que el Palo Santo sea de calidad, debe cosecharse con un método particular.

Su madurez es de 50 a 70 años. Una vez que el árbol muere por causas naturales, hay que dejarlo al menos de cinco a ocho años para que los aceites maduren lo suficiente y se pueda elaborar un incienso de calidad.

Origen

El palo santo crece en Sudamérica, especialmente en la costa del Pacífico. La madera que importamos procede de árboles caídos y cumple la normativa vigente en Perú. A pesar de no estar clasificado por la CITES como especie en peligro de extinción, el Palo Santo está sujeto a estrictos controles por parte del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre SERFOR, que son obligatorios.

Tradición

El Palo Santo ha sido utilizado tradicionalmente por los nativos americanos (al igual que la salvia blanca) en rituales religiosos. Todavía lo hacen porque consideran que el humo blanco que desprende el Palo Santo al ser quemado ahuyenta los malos espíritus y protege a la gente.

Propiedades de Palo Santo

A lo largo del tiempo, se han descubierto y atribuido diferentes propiedades. Estas son las principales:

  • Repele los mosquitos
  • Empezamos con un uso muy práctico: en Perú utilizan el Palo Santo para ahuyentar a los insectos, especialmente a los mosquitos. Parece que el aroma que tanto nos gusta a nosotros no es de su agrado.

  • Emitir buena energía
  • Al igual que la Salvia Blanca, la quema de Palo Santo también libera iones positivos en el ambiente que neutralizan los iones negativos, es decir, elimina las energías negativas del ambiente, dejándolo limpio y sereno.

  • Aroma
  • Cuando se quema, emite su delicioso aroma característico. Por eso su uso se está extendiendo, ya que transmite una sensación de calma y bienestar en el hogar.

  • Contiene antioxidantes
  • Esta madera contiene un 62,88% de a-terpineol y limoneno, que es un componente rico en antioxidantes y fitoquímicos con efectos beneficiosos para el organismo.

  • Facilita la conexión espiritual
  • En todas las culturas se ha considerado que el humo producido por la quema de ciertas sustancias ayuda a elevar nuestras oraciones al mundo sutil. Durante siglos, en las culturas tradicionales sudamericanas, el Palo Santo se ha utilizado como vehículo para esta profunda conexión espiritual. Todas sus propiedades crean un ambiente favorable para la introspección y eso afina la sensibilidad. Por ello, la quema de Palo Santo es adecuada para la meditación o cualquier otra práctica como la relajación, el mindfulness o el yoga.

  • Alivia la tensión y mejora el estado de ánimo
  • El Palo Santo es un remedio natural para la ansiedad. La respuesta del cerebro al inhalar su fragancia es la relajación y esto lo convierte en un alivio de la tensión nerviosa. El ambiente purificado que deja y la eliminación de las malas energías hace que nuestro estado de ánimo mejore.

  • Afrodisíaco
  • Los sexólogos recomiendan el uso del Palo Santo en el dormitorio para lograr un momento más íntimo y amoroso. El ambiente que crea es enigmático y favorece el dar y recibir amor.

    ¿Cómo se lleva a cabo el Ritual?

    Muchas de las propiedades mencionadas sólo se consiguen cuando quemamos el Palo Santo y realizamos el ritual del incienso. Así que... vamos a explicar cómo hacerlo con unos sencillos pasos.

    Primero hay que encender la madera y luego agitarla para que la llama se apague y emita el humo. Éste comenzará a expandirse por toda la habitación, inundándola con su maravilloso aroma cítrico e intenso. Muévete con el Palo Santo, haciendo que el humo llegue a todos los rincones de la habitación. También puedes emborronarte a ti mismo o a otra persona moviendo el palo encendido de la cabeza a los pies (sin inhalar el humo directamente) y bajándolo de nuevo. Es muy importante que mientras haces estos movimientos también visualices cómo el humo se lleva todo lo negativo.

    El Palo Santo se apaga fácilmente; si esto ocurre, puedes volver a encenderlo tantas veces como quieras hasta que consideres que has terminado el ritual. Una vez que hayas terminado y estés listo para continuar con el día, ventila la habitación.

    Recuerda que la intención es la base de cualquier incienso: si tu corazón es puro y tu deseo noble, potenciarás sus efectos. Aunque el humo del Palo Santo es poderoso, debemos acompañar el ritual con un estado mental enfocado a conseguir todo lo que buscamos.